7 de octubre de 2012

Las Giraldas de América

Sin duda alguna la Giralda es el edificio sevillano, y posiblemente español, del que más imitaciones y réplicas se han construido a lo largo del mundo. 
La mayoría se levantan en el primer tercio del siglo XX, cuando el Regionalismo se encuentra en pleno apogeo y Sevilla tiene un sello arquitectónico propio capaz de ser exportado al exterior, siendo la Giralda su principal embajadora
De hecho en esta entrada repasaremos sólo las que se levantaron en Estados Unidos, donde ciudades como Nueva York, Chicago o Miami crecieron en altura tomando muchas veces como referente el antiguo minarete almohade que rematara Hernán Ruiz en el siglo XVI



Empezamos este recorrido en Nueva York, la ciudad de los rascacielos, donde en el año 1889 se inauguraba el Madison Square Garden
Era este edificio un complejo de entretenimiento donde se podían encontrar espectaculares teatros, salas de conciertos y exquisitos restaurantes, aunque sin duda su elemento más característico era una réplica bastante fiel de la Giralda que coronaba una escultura de la diosa Diana
Diseñada por el controvertido arquitecto Stanford White, rápidamente se convirtió en uno de los iconos de la Gran Manzana, como se puede comprobar en postales y fotografías de la época. 
Sin embargo problemas por impago de la hipoteca acentuados con la asfixiante crisis de los años 20 que desembocaría en la Gran Depresión llevaron a los propietarios, necesitados de liquidez, a demoler el edificio, Giralda incluida, para poder vender su solar, concretándose su desaparición en el año 1925
Imágenes nyc-architecture.com


Por suerte no quedaba huérfano de Giraldas el cielo neoyorquino, ya que el testigo lo recogerá el Municipal Building, que aún hoy se alza al final de la Chambers Street
A principios de siglo el Ayuntamiento se había quedado pequeño y ante el enorme crecimiento que está experimentado la ciudad se convoca un concurso para un edificio que albergue varias agencias públicas
Tras unas reñidas votaciones resulta vencedor el proyecto presentado por el estudio de arquitectura “McKim, Mead and White”, uno de cuyos fundadores había sido precisamente Stanford White, aunque cuando se falla el concurso había sido asesinado por un lío de faldas. 
Sin ningún tipo de contemplaciones, sus socios Charles Folled McKim y William Rutherford no dudan en tirar de los archivos del difunto, diseñando una inmensa mole de hormigón con más de 40 plantas coronada por una esbelta torre cuyo modelo será, una vez más, la Giralda
Terminado en 1913, este majestuoso edificio de oficinas, que despertó la admiración del mismísimo Josef Stalin, es considerado el primer rascacielos de la Gran Manzana.


Sin salir de Nueva York nos dirigimos ahora hacia Central Park, donde encontramos no una, sino dos réplicas de la Giralda en el lujoso edificio de apartamentos San Remo
Construido en los años 30 bajo diseño de Emery Roth, sus estilizadas torres son consideradas por los estudiosos de la arquitectura neoyorquina una versión Art Decó del antiguo minarete almohade, teniendo unas vistas privilegiadas sobre el pulmón verde de la Gran Manzana
Estas impresionantes vistas y unos apartamentos cuya superficie oscila entre los 200 y 600 m2 hacen de este edificio San Remo un lugar exclusivo para vivir, contándose entre sus vecinos a celebrities como Tiger Woods o Dustin Hoffman


Aún una Giralda más se recortó en el horizonte neoyorquino, concretamente en Coney Island, al extremo Sur de Brooklyn
Esta isla, antiguo balneario frecuentado por clientes adinerados como Washington Irving o Edgard Allan Poe, comenzó a llenarse a finales del siglo XIX de parques de atracciones, convirtiéndose en unos de los sitios favoritos de los neoyorquinos para divertirse. 
Circos, carruseles, norias, salas de fiesta… en Coney Island se inventan los perritos calientes, se construye la primera montaña rusa… y se levanta una Giralda, la Dreamland Tower, en 1904
Rápidamente la torre, que se encontraba en el centro de una atracción iluminada por más de 1 millón de bombillas, se vuelve el principal atractivo de la isla. 
Pero poco tiempo dura esa tierra de los sueños, apenas 7 años, ya que un devastador incendio arrasa en 1911 Dreamland con sus bombillas y su réplica de la Giralda, que nunca más volverá a levantarse. 


Sin salir del estado de Nueva York, visitamos ahora su segunda ciudad en importancia, Buffalo, situada a pocos kilómetros de las cataratas del Niágara y de la frontera con Canadá
Allí encontramos la Electric Tower, un complejo de oficinas que guarda alguna que otra semejanza con la Giralda aunque realmente lo que nos interesa es el edificio en que está basado, la primera Electric Tower construida para la Exposición Panamericana de 1901
Réplica bastante fiel de la torre sevillana, esta Electric Tower fue diseñada por el arquitecto John Galen Howard y era la imagen principal e icono de la Exposición
Lástima que fuera creada únicamente para eso, una exposición, y por tanto destruida a los pocos meses, aunque dejó tan buen recuerdo entre los vecinos de Buffalo que cuando se construyó el actual edificio poco menos que se obligó al arquitecto a que se basara en ella. 



Y ahora sí, al fin, abandonamos Nueva York, aunque no nos vamos muy lejos, sólo los pocos kilómetros que lo separan del estado de Ohio, a orillas del lago Eire
Allí, en la ciudad de Cleveland, se alza majestuosa la Terminal Tower, conocida como la Gran Dama.
Construida en 1930 bajo la dirección técnica del estudio Graham, Anderson, Probst & White, cuentan que para realizar su cimentación se hicieron las excavaciones y movimientos de tierra más importantes de la historia, sólo superadas por las obras del Canal de Panamá.


Seguimos en Ohio y junto al lago Eire, acercándonos ahora hasta Toledo, la llamada Ciudad del Cristal por la importancia que tiene en su economía la industria del vidrio.
Allí se levantaba el Nasby Building, cuyo origen se remonta a 1891, cuando Horace Wallbridge, uno de los personajes mas importantes de la ciudad, encarga al veterano arquitecto Edward Fallis un edificio de oficinas que se convierta en símbolo de la ciudad.
Fallis, quizás por aquello de que se celebraba el Cuarto Centenario del descubrimiento de América, vuelve sus ojos hasta la ciudad que durante siglos fue nexo de unión con el Viejo Continente y se inspira en la Giralda para este inmenso inmueble que pronto será rebautizado por los toledanos estadounidenses como “Nasby” en honor de Petróleo V. Nasby, seudónimo de D.R. Locke, un periodista local que alcanzó bastante fama durante la Guerra Civil americana.
El Nasby aún hoy existe, aunque en unas desafortunadísimas obras de remodelación fue eliminada la Giralda, igualándose todo el edificio a la misma altura.


El Nasby antes y después

De lago a lago, vamos hasta el Michigan, en el estado de Illinois, donde encontramos Chicago, la Ciudad del Viento, y su Giralda coronando el Wrigley Building.
A principios de los años 20 William Wrigley Jr, propietario de una empresa de chicles que al parecer se estaba haciendo de oro, decide construir una sede para su imperio elástico, requiriendo los servicios de unos viejos conocidos, “Graham, Anderson, Probst & White”, que de nuevo tiran de la Giralda para rematar el nuevo edificio, donde también aparecen elementos típicos de la arquitectura renacentista francesa
Terminada en 1924, es el primer edificio de Chicago en el que se usó el aire acondicionado y en la actualidad es un complejo de oficinas, hoteles, restaurantes e incluso consulados, además de una de las imágenes mas representativas de la ciudad.


Nos alejamos ahora de los lagos hacia el Centro en dirección Minneapolis, capital del estado de Minnesota, donde en 1901 se levanta una Giralda con un campanario más barroco que el del mismísimo Hernán Ruiz.
Su arquitecto fue Charles Frost y remataba la estación de tren de la ciudad.
Pero poco duró esta réplica, ya que un tornado la deterioró considerablemente en 1941, siendo demolida para no volverse a levantar nunca más.


Y saltamos por fin al Sur, a Florida, donde encontramos dos nuevas réplicas de la Giralda
La primera que veremos está en el Miami Biltmore Hotel, un complejo hostelero levantado en 1926 y declarado Hito Histórico Nacional en 1972.
Presidido por una réplica de la Giralda pintada en color ocre, gracias a su campo de golf de primera categoría y la piscina más grande del mundo, el Hotel Biltmore se convirtió pronto en el destino vacacional de las personalidades mas importantes del país, acogiendo en sus lujosas estancias al presidente Franklin D. Roosevelt, a la bellísima Ginger Rogers o al mismísimo Al Capone.


Ya en la misma ciudad de Miami, a orillas del Golfo, se alza la Freedom Tower, una señorial réplica de la Giralda construida en 1926 por los arquitectos Schultze & Weaver para ser la sede del periódico Miami News
Este edificio, que fue el primer sitio donde fueron acogidos los cubanos opositores a Fidel Castro, también está revestido por una capa de pintura color ocre como la del Hotel Biltmore, siendo uno de los principales iconos de la Bahía y escenario habitual para algunos capítulos de la serie “Corrupción en Miami”. 


Réplica casi perfecta de la sevillana es la Giralda que encontramos en Kansas City, con una historia bastante curiosa por cierto.
Y es que se cuenta que en los años 20 el agente inmobiliario estadounidense J. C. Nichols visita Sevilla, quedando enamorado de la ciudad.
A su regreso a Kansas City construye un Centro Comercial, The Country Club Plaza, que se inspirará en la arquitectura hispalense y donde, además de una réplica de la Giralda, encarga una fuente similar a la de Lafita e incluso una pequeña Plaza de España, que recientemente ha sido demolida para levantar un cine.


Volvemos a la costa, en esta ocasión a la del Océano Pacífico, concretamente hasta la bahía de San Francisco, donde se levanta otra réplica de nuestra Giralda: el Ferry Building.
Una vez más aparece la figura de Stanford White, ya que el edificio fue diseñado por uno de sus discípulos, A. Page Brown, que tras una primera fase de aprendizaje en Nueva York marchó a la otra punta de Estados Unidos a buscar fortuna. Y vaya si la encontró.
El Ferry Building se concluye en 1898 tras 6 largos años de obras, convirtiéndose de inmediato en la principal terminal de transbordadores del país, siendo rematado por una torre inspirada en la Giralda sevillana en la que destaca un inmenso reloj, el más grande del mundo con disco mecánico.
Pero los avances tecnológicos juegan en su contra y en los años 30 la construcción de los dos grandes puentes de San Francisco, el Golden Gate y el Bay Bridge, provocan una disminución radical del transporte en barco a costa del coche y otros medios terrestres.
El dilema es importante ya que la Ferry Building se queda vacía y sólo hay dos opciones: demoler o, la solución que felizmente se adopta, adecuarla para albergar oficinas y centros comerciales, como ha llegado hasta nuestros días.


Aún hubo otra Giralda en San Francisco, aunque su historia fue bastante fugaz ya que, como la de Buffalo, se construyó para otra Exposición, en este caso la que homenajeaba al Canal de Panamá, abierto en 1915.
Conocida como Torre de Las Joyas, se decoró con miles de cristales de colores que producían un espectacular juego cromático al recibir la luz del Sol y estaba flanqueada nada más y nada menos que por estatuas de Francisco Pizarro y Hernán Cortés.
Pero su vida sería efímera y, como el resto de la Exposición, apenas estuvo levantada 2 años, siendo demolida en 1916.


Y, por fin, damos por concluido este repaso acercándonos a Los Ángeles, segunda ciudad en importancia del país, donde encontramos la Giralda que posiblemente más dentro de contexto se encuentre de todas las que hemos visto.
Porque no es la mas alta, ni la mas espectacular, ni siquiera la más bella, pero al menos es la torre de una iglesia, la United Metodist Church, construida en 1924 por los hermanos Allison.
Pintada en blanco, su austeridad contrasta con casi todas las réplicas que hemos visto en este artículo, siendo quizás la más desconocida de todas.

Fuente: http://www.you-are-here.com/building/building.html
Para terminar, reseñar que aún quedan otros edificios estadounidenses que recuerdan a la Giralda, como los Apartamentos ElDorado de Nueva York, el Cielito Lindo de Miami o la torre de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, aunque en este caso se trata más bien de interpretaciones con detalles puntuales, motivo por el que no los he recogido en este artículo.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro mucho que te guste, pellejerito, un abrazo!

      Eliminar
  2. Formidable trabajo de documentación y síntesis. Acabo de conocer el blog y quiero que sepas que me has ganado desde la primera entrada. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Betaori, y por supuesto bienvenido.

      Eliminar
  3. Hola Sergio. Muy interesante y muy instructivo blog, con muchos detalles que a pesar de haber estado durante 18 años viviendo en Sevilla se me habían pasado por alto.

    Quería comentar que en este post se podría añadir otra giralda aunque no esté en América. Cuando estuve de turismo en Bélgica, por casualidades decidimos visitar Lovaina al estar cerca de Bruselas y ésta fue la sorpresa que nos encontramos cuando vimos la biblioteca de la universidad:

    http://en.wikipedia.org/wiki/File:Lueven-University-Library.jpg

    ResponderEliminar
  4. Magnífica entrada...excelente blog

    ResponderEliminar

Comentarios: