13 de abril de 2011

Ya es Semana Santa en el Corte Inglés

Buenas noticias para los nostálgicos: si usted, como el que escribe, se quedó esperando que Gulliver y toda su tropa cumplieran su promesa de regresar a Sevilla en el 92, está de enhorabuena ya que el Corte Inglés ha puesto en sus comercios de la Plaza del Duque el germen de lo que en pocos años podría ser la versión cofrade de Cortilandia.

Porque los tiempos cambian, y si en los años 80 la gente quería ver en Navidad pajaritos de cartón-piedra cantando a coro y gigantes articulados moviendo los brazos a la velocidad del tocino, hoy el pueblo pide marchas (cofrades, que no de baile, para eso están las discotecas, aunque al paso que vamos nada es descartable).

Y los señores del Corte Inglés, siempre al quite, lo han visto claro, muy claro, tan claro que están montando una SemanaSantaLandia con canastillas doradas en los escaparates del antiguo Lubre, Agrupaciones Musicales bajo los soportales de la Concordia y tinieblas perfumadas por incienso cada vez que se pasa junto a las puertas, esas cuyo fresquito tanto se agradece cuando llega la canícula.

La realidad, triste realidad, es que la “red cofrade” que al amparo de páginas web, blogs y grupos sociales fue creándose espontáneamente estos últimos años se ha convertido en pieza codiciada para mercado y mercaderes, mas aún en estos tiempos en los que encontrar un filón comercial es bastante difícil.

Atrás quedaron los típicos coleccionables de los periódicos, hoy Telepizza te regala un artilugio para que los niños hagan su propia bola de cera sin necesidad de recurrir al papel Albal (¿existe aún?) o achicharrase las palmas de las manos.

Todo parece vendible, incluso los detalles mas nimios, esos que han estado ahí toda la vida aunque nunca se les haya echado cuenta; todo forma parte de ese panal de rica miel del que cientos de moscones quieren sacar tajada.

Y es que, aunque muchos no queramos verlo, la Semana Santa está de moda y, para muchos, es una moda.

2 comentarios:

  1. Más que una moda es un reclamo o una oportunidad de ganar dinero. No se puede obviar que para los que se dedican a ganarse la vida vendiendo es una época del año como cualquier otra. Y en ese sentido, todo vale con tal de atraer al personal a tu comercio. Yo haría lo mismo, que quieres que te diga. Lo que es aplicable a unos grandes almacenes lo es a cualquier otro ámbito. De lo que se trata es de intentar trincar pasta. El medio y el motivo no importan. Esa es la mentalidad. ¿Qué dónde dejan el respeto a las tradiciones, creencias y demás? La respuesta es clara: Se lo pasan por ahí abajo.

    ResponderEliminar
  2. Sergio, pues pienso que estos comerciantes no son peores que muchos de los que decimos amar la Semana Santa.
    Tendríamos que hacer una real revisión de adónde y hacia dónde la estamos llevando, unos más que otros claro está, pero todos un poquito culpable.
    Que tengas una estupenda Semana Santa y disfrutes, recuerda que será la última sin carrito en unos años.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar

Comentarios: