1 de marzo de 2010

Un paréntesis en la lluvia...

Aunque la Virgen de la Cueva no se fue de puente, al menos tuvo el detalle de regalarnos una mañana sin lluvia, ni frío, ni viento, que no es poco teniendo en cuenta los mesecitos que llevamos.

Una magnífica jornada matinal de cielos abiertos, paraguas cerrados y calles llenas de vida: de paseantes sin rumbo fijo entre las pilas de tablones que en breve darán forma a los palcos de Semana Santa, de vendedores ambulantes tapando charcos con sus mantas de colores, de costaleros mirando el cielo de reojo, de turistas deseosos de recuperar el tiempo perdido por mor de la lluvia; jornada en la que volvió a sonar la canción del señor que baila con la muñeca en la Plaza Nueva, en la que los bares pudieron sacar de nuevo los veladores a la calle al igual que los chinos sus artilugios a los escaparates.

Sevilla recuperaba su color, librándose por unas horas de ese velo gris que la tiene oculta desde hace meses.


Todo parecía haber vuelto a la normalidad, tanto que la Hermandad de la Estrella olvidó la ciclogénesis explosiva y se aventuró a transitar por los adoquines aún mojados de las calles trianeras confiando en que la torre de Santa Ana abriera un hueco en la maraña de nubes que poblaba el cielo.

De los balcones apenas cuelgan banderas de Andalucía, qué lejos queda ya esa infancia en que las casas se engalanaban cada 28 de Febrero con la blanca y verde; hoy como mucho asoman carteles color naranja con números de teléfono. No sólo hay crisis en la economía, hay una mas profunda en nuestra identidad.


De verde también se viste la Hispania que Delgado Brackembury esculpiera para la Glorieta de San Diego. Las lluvias le han regalado un fino chubasquero de verdina que da color a la blanca piedra y de paso realza sus senos en las fotos de los turistas. Wonderbra 100% sostenible, como marca la moda.

Y es que el agua no respeta a nadie, ni siquiera a los alfareros vulcanizados del azulejo de Rodrigo de Triana, que como sigan sin repararles el canalón del tejado dentro de poco no van a tener mas remedio que cambiar el alfar por una barquita.


Para agua la del Callejón que lleva su nombre, que entre charcos, verdina y humedad se había convertido en una auténtica pista de patinaje dentro del mismísimo Barrio de Santa Cruz; pista que por cierto obligó a muchos turistas a realizar todo tipo de acrobacias para esquivar el seguro trompazo que perfectamente les hubieran servido para ganar una medalla de patinaje artístico en los recientemente finalizados Juegos de Invierno de Vancouver.


Pero dejémonos de preámbulos: hablar de agua y lluvia estos días es hablar del Río y sus crecidas. Por supuesto nada comparable a lo sucedido en Lora, Tocina y otras poblaciones ribereñas, aunque aquí también hayan quedado algunas estampas cuando menos curiosas que difícilmente volverán a repetirse.

Desde las pobres palmeras del muelle de Nueva York sumergidas casi por completo, pasando por las dificultades del Luna de Sevilla para atravesar el Puente de Triana o los embarcaderos de la calle Betis anegados hasta las escalinatas.

Cauce muerto que de vez en cuando rememora infaustos recuerdos de riadas e inundaciones afortunadamente cada vez mas lejanos. Quizás ese sea el motivo por el que todos los que ayer paseaban junto a la orilla entremezclaban en su mirada curiosidad y sorpresa con un profundo respeto.

13 comentarios:

  1. Preciosa crónica. Y la foto del espejo... brillante. ¿Este año salimos de nazareno? ¿qué tal la Nueva Junta de Gobierno? Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, gran entrada, como siempre, y muy apropiada. Sevilla necesita de su solito, ¿no te parece?

    Por cierto, el río, en Lora, se quedó a unos quince metros de la casa de mis padres, de mi casa. En fin, ya bajó...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus fotos y esta entrada, nos trae un poquito de sol aunque haya vuelto a irse... quién sabe por cuánto tiempo más.. La foto del espejo, muy original. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, un paréntesis ... y muy necesario en mi caso, pues he desarrollado branquias y la gente me mira raro!!

    Y, bromas aparte, estampas curiosas las que ha dejado la cansina lluvia en el río.

    Bsos!

    ResponderEliminar
  5. Hoy llevo todo el día diciéndolo, está el tiempo más desagradable que Jaime Ostos recién levantao, que panorama, la cuestión es que cuando le de al sol por salir nos vamos a enterar de lo que es caló...

    ¡Un saludaso!

    ResponderEliminar
  6. No sé si la tregua fue tan buena, luego a muchos les costó volver al ambiente acuoso en que vivimos…

    Muy grandes las fotos y la crónica, y sobre la Luna de Sevilla… me callaré pero vamos, merecido lo tiene por hacernos pasar tantos disgustos a los remeros que nos la jugamos (yo ya hace tiempo que no, pero en solidaridad) haciendo deporte sin morir atropellados… y encima los japoneses te hacen fotos… Cualquier día me veo en la foto de prueba que traen los marquitos de los veinte duros…

    Kisses

    ResponderEliminar
  7. ¿Un paréntesis? Todavía no, todavía no y falta que llegue abril y sus mil

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El sábado dí un paseo por todo el centro y no he visto más verdina en todos los días de mi vida.
    Duró poco desgraciadamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias antonio.

    Si la Virgen de la Cueva lo permite, Híspalis, pero como está la cosa... La nueva Junta pues, de momento, es la que mas me gustaba. Ahora, soy de los que opinan que VDR debe seguir.

    Además que es así, Juanma, se echa de menos ese sol de primavera, aunque todavía queden algunos días.
    Estuve en Lora el mismo miércoles por la mañana y ya estaban desalojando la Avda. del Castillo. Vaya situación desesperante, por cierto.

    Esperemos que vuelva para quedarse, Lisset.

    Yo tengo los dedos de los pies arrugados desde hace meses Rosalía, jeje.

    Pues que venga ya ese calor, Moe.

    Gata Roma, estuve tentado de poner fotos de piragüistas, jejeje.

    Podría quedarse este año Abril en 0, Luz de Gas, y dejarnos tranquilos unos meses....

    Normal no cogé ventaja, tanto tiempo lloviendo destroza todo. En los Jardines de Murillo las glorietas daban verdadera lástima...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Espero que pronto la tregua sea hasta el puente de Todos los Santos ...

    Nos vemos,

    ResponderEliminar
  11. Jejeje lo mismo me dá, porque yo soy remera… algún día entenderéis la diferencia, lo sé….

    ResponderEliminar
  12. hermosa entrada,mira que duro poco y de todo lo que te dio tiempo...Un saludo

    ResponderEliminar

Comentarios: