15 de diciembre de 2008

La Torre Blanca

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

Estos versos de Antonio Machado bien sirven para ilustrar el estado en que se encuentra la Torre Blanca. Poco importa que en vez de un viejo olmo languideciendo por el peso de los años tengamos ante nosotros lo que queda de una torre mozárabe; o que el cauce del Duero haya sido sustituido por otro río gris de asfalto y alquitrán encarnado en la S-30.

Las distancias se hacen cortas, imperceptibles, gracias a esta triste y lamentable metáfora visual que refleja el estado de conservación en que se encuentra una construcción con mas de 1000 años de antigüedad a sus espaldas; edificación que primero fue torre defensiva de la ciudad, mas tarde molino hidráulico y ahora, en nuestros días, un conjunto de ladrillos y argamasa que a duras penas se mantienen aún en pie junto al cruce de la S-30 con la A-376.

En sus inicios, la Torre Blanca era una de las torres almenaras que conformaban el sistema defensivo extramuros de la Sevilla musulmana. Eran pequeñas torres exentas o adosadas a otras construcciones auxiliares que se encontraban separadas a una distancia suficiente para que pudieran comunicarse unas con otras en caso de riesgo y de paso avisar a la ciudad ante la proximidad de un peligro. Algo así como una avanzadilla defensiva.

Estas construcciones estaban enclavadas en lugares y puntos estratégicos, tales como caminos o arroyos, lugares que tenían fácil visibilidad y eran muy accesibles. En concreto, la Torre Blanca se situaba en el cruce de la antigua Cañada Real con el camino de Alcalá, a escasos metros de la desembocadura del Guadaira y de la Puente Horadada, cruce natural del afluente desde la época romana.

Haciendo un breve recorrido por lo poco que conocemos de estas torres almenaras, la primera de ellas parece ser que se encontraba frente al Monasterio de San Jerónimo, en un lugar cercano al Parque del Alamillo, aunque no queda ni rastro de su existencia en la actualidad. Mas conocida por las referencias bibliográficas que existen al respecto era la Torre de los Gausines, junto al Hospital de San Lázaro, donde según cuenta la tradición, instaló San Fernando a los soldados que habían enfermado de elefantiasis con el objetivo de que no contagiaran al resto de sus tropas durante la reconquista de la ciudad.

Seguía esta línea defensiva extramuros con la torre de la Albarrana, que estaría en el actual Parque de Miraflores, y sobre la que existen diversas teorías e interpretaciones, empezando por la naturaleza de su misma existencia en la actualidad.

En la barriada de Santa Clara estaría otra de estas torres, conocida como el Molino del Pico, que también fue derribado cuando se urbanizó la zona en el siglo pasado. Igual suerte corrió otra Torre Blanca, en este caso situada en la barriada del mismo nombre, cuya función estaba mas enfocada a proteger el agua de los Caños de Carmona, y que tuvo punto y final a su existencia a finales de los sesenta cuando fue utilizada como material de construcción por los vecinos del barrio junto a lo que quedaba de los Caños de Carmona. Reciclaje histórico en toda regla.

También hay noticias de la existencia de otras tres torres entre Triana y el Aljarafe, siendo la mas famosa la alquería de Goles, que comunicaba directamente con la puerta del mismo nombre, mas conocida como Puerta Real. Tampoco queda nada de ellas.

A la vista de este repaso, en principio podríamos considerar nuestra Torre Blanca como una afortunada, ya que milagrosamente es de todas éstas la única que ha llegado (mas o menos) hasta nuestros días.

Y es que la culminación de la Reconquista por parte de los Reyes Católicos supone un punto de inflexión para estas fortificaciones defensivas, así como para los alrededores de la ciudad en general. La desaparición del peligro que, en mayor o menor medida, podía representar el reino nazarí hace que no tenga sentido su uso militar, por lo que son abandonadas a su suerte o, en el mejor de los casos, integradas en alquerías y haciendas. Es el caso de nuestra Torre Blanca, a la que se adosa un molino que aprovechará para su funcionamiento el brazo del río Guadaira que corría sus pies y que conformaba una pequeña isleta dedicada al olivar (la zona conocida como Vado de San Juan).

Este cambio de uso tan radical hacia el sector agrícola se potencia con la construcción de nuevos molinos en el entorno del citado Vado: el del Zepote o Minjoar, el de San Juan de los Teatinos (o del Tizón) y el de Aljudea, los cuales junto a nuestra Torre Blanca (también Molino de las Torres) estarán principalmente destinados a la producción de harina, uso que mantendrá hasta el siglo pasado.

Es entonces cuando otro peligro asesta una nueva estocada al ahora Molino de la Torre Blanca: los avances de la tecnología. Y es que los nuevos medios de producción hacen que los viejos molinos queden obsoletos primero y abandonados después. La puntilla definitiva la pone la desecación del brazo del Guadaira que proporcionaba la energía necesaria para su funcionamiento.

Una vez mas la Torre Blanca había quedado en desuso y abandonada, pero una vez mas se obra el milagro y sobrevive a los nuevos tiempos. Y es que, pese a que desaparecen los cercanos Zepote y Aljudea, a que son derribadas las edificaciones auxiliares (molino incluido) que se le habían añadido en los últimos siglos, a que se deseca el brazo del Guadaira que pasaba a sus pies, a que queda olvidado durante años dentro de una de las mayores escombreras de Sevilla o a que en su entorno se crea uno de los nudos de comunicaciones mas importantes de la S-30, la Torre Blanca queda fuera de la delineación de la nueva autovía y se mantiene, una vez mas, en pie con un nuevo uso, en esta ocasión el de refugio de indigentes.

Al menos de momento, ya que solo hay que echar un vistazo al pésimo estado de conservación en el que se encuentra. Pese a que parece ser que se está regenerando el entorno gracias a la creación de un nuevo Parque, entre la crisis, las obras del Metro, la cercanía de la S-30 con lo que esto conlleva (vibraciones, etc) y la tradicional dejadez de nuestras autoridades (sobre todo cuando se trata de proyectos situados en la periferia, y más en “esta periferia” en concreto) todo indica que no vamos a tener mas remedio que encomendarnos a un nuevo milagro para que la Torre Blanca aguante en pie hasta su restauración definitiva. Y es que parece que don Antonio lo estaba viendo venir desde la fría Soria:

Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.


30 comentarios:

  1. Que maravilla de riqueza cultural en toda la periferia, y como se fue todo al… olvido. En fin, ya casi es costumbre, y quien sabe, tal vez un milagro, un par de casualidades buenas y… no sé, crucemos los dedos o algo.
    Kisses mi General, genial como acostumbra usted.

    ResponderEliminar
  2. No tenía ni idea de la Historia que podía llegar a encerrar esa torre. Desde la SE30, parece mas una construcción abandonada de un antiguo cortijo. Además en su dejadez compite con el fondo que le prestan los bloques mas degenerados de las 3000 viviendas.

    Una pena que estas construcciones periféricas, no se conserven, y sobrevivan casi de milagro, ya que pueden erigirse en hitos urbanos en barrios que carecen de ellos: se me ocurre el Acueducto de los Pajaritos, el puente del Parque Miraflores...seguro que hay muchos mas (y los que se habrán perdido por el camino).

    Enhorabuena una vez mas por tus entradas, un auténtico tratado de Historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Otra muestra de su gran hacer General, el CSI del patrimonio sevillano.

    Está en un estado lamentable pero se puede ver ese estilo árabe y ese orgullo que mantiene al saberse espectadora durante años de los cambios de esta ciudad y aún parece decir que seguirá ahí cuando no hayamos ido.

    Un abrazo General

    ResponderEliminar
  4. Maravilla de hitos que vemos diariamente caer...

    Creía que se iba a recuperar siendo el símbolo de esa zona reforestada... o era un sueño...

    Gracias por hacernos ver la auténtica Gran Sevilla
    Antonio

    ResponderEliminar
  5. Hasta hace unos doce años, sus alrededores se estuvieron labrando y sembrando de abena para el ganado, después durante el Mandato de Soledad Becerril, toda aquella zona se cercó con un nombre muy pomposo; "Plan de recuperación de espacos verdes" o algo parecido, decía,después se sembraron pinos,más tarde, una parte pasó a Pineda y hoy ha caido otra vez en el olvído. De todas formas, Du creo que esta torre se "salvó" de milagro pues ahí tendría que haberse construido una gran "raqueta" de cambios de niveles en lo que debió ser la SE30 prevista para la Expo 92 que como sabes quedó en una SE30, plagada, en sus "nudos", de "incorporaciones" a nivel en vez de los grandes "aros", cómo debe ser.
    De todas formas, ha aguantado mejor el tirón de los años que los edificios de enfrente, por ejemplo el Parque de Bomberos.
    Otro gran aporte suyo, mi general.
    Enhorabuena.
    Saludos
    Doria

    ResponderEliminar
  6. Magnífica entrada. Desconocía toda la información sobre los primeros usos de la edificación. Gracias por contarlo. Como dice Doria, desde la recuperación de esos espacios, tuvo un adecentamiento, hasta que, evidentemente, fue ocupado por sintechos que vieron ahí su nueva morada. Otra actuación similar, pero esta más eficaz, tuvo lugar sólo a unos metros de distancia, en el antiguo Molino de San Juan de los Teatinos. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡La de veces que he visto esa torre! Desde luego tu trabajo es extraordinario, para denunciar el abandono de tantos lugares que, al menos yo, no había reparado tan profundamente.

    Gracias por hacerlo, y por contarlo de una manera tan increible.

    ResponderEliminar
  8. Que triste que ante la contemplación de lo que fue, como bien dijo Machado, solo nos quede esperar...

    ResponderEliminar
  9. Es una pena que no la intenten restaurar, ¿no? Siempre me parece que no cuidamos bien nuestras edificaciones emblemáticas, así que las vamos perdiendo... Una pena.

    ResponderEliminar
  10. Este blog va haciebndo cada vez más honor a su nombre, la de cafradas que se le ha hecho a Sevilla.

    Muy buena aportación para conocer esta torre (y quizás otro motivo de quedada, jeje).

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que es una pena, cada vez que paso por allí camino de Utrera la miro y me da una verguenza que se encuentre así pero bueno lleva ya muchicimos años así, no se yo que aran con ella al final, espero que algo se haga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el reportaje sobre esta torre. Tuve que hacer un trabajo sobre los molinos de Alcalá y algo leí de la Torre Blanca, pero no la situaba. Una lástima que esté en ese estado :( A ver si algún día las administraciones se ponen las pilas y recuperan todo este Patrimonio "extramuros" (Humilladero de San Onofre, la Torre Blanca, el cuartel que hay yendo hacia Bellavista...). También son parte de nuestra Historia :)

    ResponderEliminar
  13. Otra sublime y genial entrada que demuestra que tus conocimientos no tienen cerco, que abarcas Historia por los cuatro costaos, y que pasear contigo por nuestra Sevilla es hacerlo con una persona atemporal, con una persona capaz de comentar los diferentes estratos de la ciudad. Felicidades y enhorabuena una vez más por tu magnífico trabajo de investigación.

    Pues la verdad es que sí, que necesitamos un milagro una vez más.

    Es triste que tengamos siempre que encomendarnos a la posibilidad de un milagro, pues ello demuestra que no se han hecho las coss bien, se ha esperado demasiado y corremos el riesgo de perder Patrimonio... una vez más.

    Un fortísimo abrazo amigo Du.

    ResponderEliminar
  14. No se si sabras quien soy (mi nombre es Alberto), te doy de nuevo la ENHORABUENA, también por este articulo de La Torre Blanca, desde luego es para que te hagan Sevillano del Año.

    ResponderEliminar
  15. He aquí la famosa entrada que estaba esperando. Te felicito por ello amigo Du Guesclin, pues, por un lado, tus amplios conocimientos sobre la historia sevillana y, por otro, tu inigualable forma de darlo a conocer con ese sello tan característico que posees, crean un marco incomparable para escribir artículos como éste, que bien deberían ser leídos por las altas instancias de la ciudad...

    De torre defensiva a molino hidráulico y de molino al más absoluto abandono. Una vez más (y van...).

    Esperemos (y deseemos) que toda esa zona que va incluida en el nuevo PGOU como un parque sobre el antiguo cauce el río Guadaira cuente tanto con la Torre Blanca y con el Molino de San Juan de los Teatinos como los símbolos de este lado de la ciudad. Sólo así se convertirá en realidad el sueño de El Callejón de los Negros, un sueño que como él, muchos compartimos.

    Saludos.

    PD: Seguimos en contacto para abordar éste u otros temas.

    ResponderEliminar
  16. GataLa verdad es que la periferia de Sevilla en tiempos era casi tan rica y mucho mas variada que la ciudad misma. Huertas, arroyos, torres, conventos, humilladeros, fábricas... quizás nunca se le ha prestado mucha atención, pero Sevilla era igual de apasionante tanto dentro como fuera de sus murallas.

    Totalmente de acuerdo, alguien en la ciudad; y parece ser que en principio creo la idea o el proyecto es hacer un Centro de interpretación del nuevo parque que es está haciendo, solo que claro, mientras no se haga el susodicho parque…

    Muchas gracias Juan; realmente esta torre ha sido una espectadora de excepción de todos los cambios de la ciudad a lo largo de los siglos.

    Bueno callejón de los negros, de momento afortunadamente sigue en pie. Y ya digo, el proyecto está ahí, “solo” queda hacerlo…

    Jeje, buen análisis de la S-30, Doria; bueno, se te han olvidado los fantásticos semáforos, muy apropiados para rondas de circunvalación…. Pero bueno, parece ser que el recorte de presupuesto al menos a esta torre le vino bien.

    Gracias a ti, cansadousa; el tema de Teatinos está siendo en este caso la cara de estos antiguos molinos, bueno, de los que quedan. Según me comentó la semana pasada duende del sur ya ha sido recuperado o estaba previsto recuperar el azud del mismo, lo cual es un buen avance.

    Es todo un placer, como siempre dama. En verdad suele ser una construcción que pasa bastante desapercibida, pero con una historia detrás bastante interesante.

    Pues si Glauca: esperar, aunque sea otro milagro…

    Realmente es una pena, Virginia, y mas aún que esté en proyecto y no se haga. Recurriendo al refrán, “ojos que no ven…”; el problema creo que es cuando esos ojos han visto, saben lo que hay, tienen intención de actuar, pero no hacen nada….

    Bueno Zinquirilla… quedar en la torre… jeje, vamos a dejarlo en un ambiente algo menos…. Que el de naranja de los Terceros puede quedar en un chiste…

    Estoy seguro que algo se hará, Rincón de Sevilla, el problema es como en San Onofre, que no sea demasiado tarde.

    Ese cuartel también tiene mucha tela que cortar, evento en sevilla; cada vez que paso por allí da verdadera lástima. Y lo peor es que cada vez está mas arruinado….

    Jeje, aguaó, un milagro e incluso varios, porque entre parque, torre, etc ahí queda bastante trabajo, demasiado quizás. Y mas si sigue sin hacerse nada….

    Muchas gracias Alberto; tampoco es para tanto, ya sabes que estos temas me encantan y bueno, es un auténtico placer compartirlas con todos. Por cierto, ya te contestaré al último correo esta semana, que tengo que aclarar algunos puntos del tema Muro de los Navarros.

    Tienes toda la razón, duende del sur, esperemos que no tarde mucho en realizarse ese sueño. Y bueno, ya estamos en contacto, porque la historia no acaba aquí, jeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Cuantos acontecimientos históricos,desconocidos,anónimos para la memoria colectiva habrá detrás y alrededor de esta obra perdida ,una torre que se desvanece ante la indiferencia,otro llamado que espero sea oído,excelente exposición que requiere de tiempo,amor y dedicacion!.....
    Los arboles mueren de pie....

    ResponderEliminar
  18. General, quién mejor que don Antonio para acompañar otra de tus magistrales Sevillanadas. Fantástica y como de costumbre, muy interesante. Siempre aprendo aquí. Qué orgullo tener a un vecino tan ilustre y con pluma tan privilegiada.

    Un abrazo, mi querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. MIra que he visto veces a torre pasando pro la se-30, pero no sabía nada de la historia de ese edificio...que pena el estado tan lamentable en el que se encuentra esta obra de arte y tantas otras...como siempre cada día aprendo más cosas en tu blogs.
    Un saludo compañero.

    ResponderEliminar
  20. Como siempre mi querido amigo... sin hacerse nada. Y mientras, a esperar que las fotografías no sean el único modo de ver a la Torre Blanca en un futuro.

    Triste. Muy triste.

    Un abrazo de nuevo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por tu participación, ha sido un honor para mi, ya tienes la grabación del audio del programa en la entrada:

    Grabación del programa de radio: Felices Fiestas del blog: Luz de gas

    ResponderEliminar
  22. Todos los días -por cuestiones laborales- paso por su entorno; he de confesar que me ha emocionado el trato de consideración y delicadeza con que has tratado sus días de gloria y su paso progresivo al lamantable estado en el que se encuentra y que tanto me llama la atención cuando la miro. Me encantaría gozar con nueva entrega del destino de similares torres, ubicadas en el cercano Montequinto (donde tengo mi residencia) y conocer su historia de tu dilecta pluma. Servidor, aprovecho para desearte a tí y a los tuyos, FELICES PASCUAS. y prósperas "Sevillanadas"

    ResponderEliminar
  23. Totalmente de acuerdo, América. Y lo peor es que una vez muertos nunca mas vuelven a levantarse...

    El orgullo es mio, maria_azahar; como dije en una ocasión, don Antonio siempre ha sido y es un referente en mi vida.

    Gracias a ti, Juanlu.

    El problema es el de siempre, aguaó, supongo que algo se hará a medio-largo plazo solo que, como es habitual, será de aquella manera...

    El honor ha sido mio, Luz de Gas; todo un placer poder charlar contigo, como siempre.

    Con muchísimo gusto, Natural de Sevilla; de hecho, en breve junto a los amigos Duende del Sur y Aguaó prepareremos una entrada conjunta sobre los alrededores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. mujer de torreblanca11 de diciembre de 2009, 12:21

    Interesante artículo. Siempre me ha dado mucha pena no ver la torre. Soy de torreblanca y tengo 34 años, pero mi padre vino al barrio de recién nacido (en el año 36) y mi madre con 11 (en el 47) y algo se de la historia. Me parece que el comentario que dice que tanto la torre como el acueducto fueron utilizados por los vecinos del barrio "reciclaje histórico", está totalmente fuera de lugar, ya que tengo testigos de la historia que saben y HAN VISTO cómo ambos fueron destruidos para la construcción del trazado de la antigua carretera de Alcalá. Le invito a conocer el barrio, a usted y a todos los que consideren que torreblanca es un sitio de chabolas donde sólo hay delincuencia y drogadicción. Pasen y vean un barrio de casi 40.000 personas, en su inmensa mayoría gente de pueblo, trabajadora, humilde pero con valores, que se han preocupado por dar estudios, muchísimos universitarios, a sus hijos. Y créame, que el boom de delincuencia fue a raíz de la droga de los años 80, como para que ahora también la gente "vieja" de torreblanca se dedicara a destruir el patrimonio que tanto amaba (la torre blanca y el acueducto).

    ResponderEliminar
  25. mujer de torreblanca11 de diciembre de 2009, 12:36

    ... para ser precisa, tengo que comentar que los años 60, debido a una inmundaciones que se produjeron en Sevilla, se realojó en el barrio a cientos de chabolistas del vacie (en pisos que se estaban construyendo en esos momentos). Ahí comenzó la delincuencia en el barrio (al menos, la "conocida"), pero le aseguro que el gobierno de turno derribó sin escrúpulos ambas construcciones para el trazado de la antigua carretera. Indignante.

    ResponderEliminar
  26. Ni considero ni he considerado nunca Torreblanca como un barrio degradado, ni mucho menos, mujer de torreblanca, entre otras cosas porque mi novia ha estado trabajando durante varios años y ni me ha contado eso ni yo lo he visto cuando he ido. Tiene zonas malas, evidentemente, pero eso desgraciadamente es alemento común en los barrios con arraigo de la periferia sevillana. Cerca de donde me crié, sin ir mas lejos, estaba el Vacie y el ya desaparecido "San Diego City".

    Al respecto del tema de los caños y la torre, siempre he tenido entendido que se reutilizó como material de obra. Lo cual no es malo ni ilógico, ni incompatible con que fueran derribados para hacer la carretera de Alcalá.
    De hecho supongo que el mismo destino tendrían los otros tramos del acueducto y de tantos otros monumentos y edificios derruidos en Sevilla.
    Sin ir mas lejos, el 24 de la calle San Eloy está hecho con piedras de la Puerta de Carmona. Y la misma cimentación de la Giralda está formada por cascotes de edificios romanos. El "reciclaje" de los derribos ha sido el pan nuestro de cada día a lo largo de la historia de Sevilla.

    Al hilo del derribo de los caños, en una entrada sobre Ranilla puse hace poco una fotografía de la época en que se produjo, y se ve aún los caños avanzando por donde hoy estaría la carretera. Por poco tiempo, desgraciadamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. decir que la torre en torreblanca de los caños fue derribada por los vecinos con el permiso de la constructora que la iba a demoler para la ampliación de la antigua autovía. También decir que los caños siguen ahí, que no han sido derribados ni reutilizados por los vecinos.Sé donde está y al igual que yo lo saben muchos vecinos y también constructoras que han dado con ellos y los han demolido (en las afueras del barrio)

    ResponderEliminar
  28. He enviado un e-mail al bloguero con una foto donde se aprecia parte de los caños. Sinceramente los caños siguen ahí. Y es normal que piensen quienes escriben que fueron derribados, al igual que yo, pues todos los documentos existentes dicen lo mismo, achacándole a los vecinos de torreblanca su derribo. Pero un viejo vecino torreblanqueño me indicó que lo escrito era incierto y me mostró donde se encontraban. Y es que "una mentira mil veces dicha llega a ser una verdad" pero en este caso se puede mostrar que no ha sido derribado.

    ResponderEliminar
  29. No queda clara la situación del puente de la Horadada, pues pareces indicar que se trata del paso actual (mas o menos) de la carretera A-376 sobre el Guadaira, pero es que este puente coincide o creo que se llamaba de San Juan de Teatinos, que por cierto en otros sitios aparece citado como vado de S. Juan de Teatinos. ¿Es todo el mismo sitio? Se habla del cruce de la Cañada Real con el camino de Alcalá. ¿Que Cañada Real y que camino de Alcalá´? Puesto que el camino de Alcalá viene de la calle Oriente y es el que va paralelo a los caños de Carmona, es decir los caños que venían de Alcalá para traer agua a Sevilla
    .

    ResponderEliminar

Comentarios: