5 de octubre de 2008

La Avenida de Miraflores

Todo parece indicar que el Garaje Miraflores está en proceso de pasar a mejor vida o, como se dice técnicamente, de ser “rehabilitado” mediante un cambio de uso. En breve, la vieja gasolinera y mas viejo aún aparcamiento de la Avenida de Miraflores seguirá los pasos de la ya célebre manzana de la Florida o los que posiblemente va a seguir el bloque de viviendas que se encuentra en la Barqueta, entre Calatrava y Resolana.

Ni crisis ni pinchazo de la burbuja inmobiliaria… una inmensa parcela de mas de 2000 m2 a un paso del centro histórico de la ciudad destinada a almacenamiento y garaje era una perita en dulce que, siendo objetivos, ha tardado demasiado tiempo en caer del árbol.

Aunque como suele suceder en estos casos se indulte la fachada, con el Garaje de Miraflores no solo se va uno de los primeros edificios de ese tipo creados en la ciudad (del año 1921), sino que también se marchará el cinturón de pequeñas tiendas y comercios que cerraban su perímetro a la Avenida y que, antaño, daban tanta vida a la zona. Antaño, porque la mayoría lleva ya algún tiempo cerrado. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Para los que vivimos en la zona Norte de Sevilla, la Avenida de Miraflores siempre ha sido parte importante de nuestras vidas; son tantos los recuerdos y vivencias que me llegan de repente, como un torbellino, que sería imposible describirlos en una sola entrada….

Los tristes regresos las mañanas de los domingos, siendo niño, con la mente aún puesta en el cachorrillo que se había quedado mirándome entre las cajas de cartón del mercadillo de la Alfalfa; los nervios de la víspera de Reyes al volver de la cabalgata y pasar por la puerta de Juguetes la Oca; el lento caminar con los pies reventados el mediodía del Viernes Santo después de otra noche mágica acompañando a mi Virgen de las Angustias; las frías mañanas de invierno, camino del Instituto, con ambas aceras de la Avenida ocupadas por camiones de butano esperando que sus conductores apuraran el desayuno; los primeros escarceos con la Cruzcampo en Casa Pepe; las típicas gamberradas a las puertas del Hiroshima; los complementos de bicicletas en La Labor; esos oscuros regresos nocturnos esquivando árboles y farolas después de haberse ido la mano con algún que otro cubata…. Tantas idas y venidas a lo largo de esa calle, hasta hace poco tiempo aún empedrada; tantos recuerdos; tanta vida….

El antiguo Camino de Miraflores es tan antiguo como la misma Sevilla y así lo atestiguan las excavaciones realizadas en la zona de la antigua Hacienda que le da nombre, donde han aparecido restos de un asentamiento de época romana. No en vano era uno de los muchos caminos que convergían a la ciudad y que, al fin y al cabo, hicieron posible que ésta naciera y se desarrollara.

Su nombre proviene del arroyo Tagarete, que era llamado así al pasar por la zona en que hoy día, precisamente, está siendo recuperado su cauce dentro del Parque de Miraflores.

También conocida como Antigua Carretera de Córdoba, la actual Avenida estaba flanqueada por huertas, haciendas e incluso una laguna desde prácticamente la época en que Fernando III hizo el repartimiento de la ciudad una vez arrebatada a los musulmanes; la Barzola, Casajea, La Pintada o el Castillo son los nombres de algunas de las fincas que jalonaban este camino y que, en algunos casos, han durado hasta hace relativamente poco tiempo.

Inmutable e imperturbable con el paso de los siglos, no es hasta la segunda mitad del siglo XIX, con la demolición de las puertas y murallas que cercaban la ciudad desde su fundación, asunto que desgraciadamente tantas veces se ha tratado en este blog, cuando Miraflores empieza a tomar un papel importante para el crecimiento y desarrollo de Sevilla; así, en las antiguas huertas comienzan a instalarse fábricas y toda suerte de construcciones industriales que esbozan sobre el antiguo camino de Córdoba las trazas de la avenida que hoy día conocemos.

A la pionera Fábrica de Tejidos de don Pedro Lázaro Sánchez, que posteriormente recibiría el nombre de su esposa pasando a llamarse “La María”, le sigue la Fábrica de Vidrio de La Trinidad, fundada en 1900 por don Luís Rodríguez Caso, poniéndose de esta forma el punto de partida de esta particular “revolución industrial”.

Poco a poco comienzan a instalarse industrias y almacenes en ambas aceras de la Avenida, tanto que en 1945 apenas si quedan ya vestigios de las antiguas huertas que bordeaban el camino.

A las dos construcciones fabriles antes citadas les siguen la Fábrica de Aderezo de Aceitunas de la viuda de Diego González, obra del arquitecto Antonio Gómez Millán en 1912 y que mas tarde pasaría a ser el Bazar España; la Fábrica de Tejidos de Seda de Santiago Pérez; la Fundición de Bronces de Gilbert y cía.; la Fábrica de Tapones de Corcho de Antonio Hayas Gagiga; y finalmente, ocupando gran parte de la actual barriada de Santa María de Ordás, se instala la Fábrica de Corcho de Armstrong Cork y cía, una de las industrias mas mecanizadas de la ciudad, hasta donde incluso llegaba un ramal del tren que discurría por la actual Avenida del Alcalde Manuel del Valle (de cuyo murete de defensa aún se conservan restos por cierto).

Tanta fue la importancia adquirida por esta zona industrial de nuevo cuño que incluso se instalan otras fábricas en las calles aledañas como la Carretera de Carmona, donde se establecen el Almacén y Aserradero de Maderas de los Hermanos Ramoneda o las polémicas Destilerías de Bordas Chinchurreta, cuyos “aromas” han estado padeciendo los vecinos hasta finales de los 90.

Pero claro, hemos de tener en cuenta que estamos a principios del siglo XX, en una ciudad que en poco menos de cincuenta años ha duplicado su población y que ha tenido una de las mayores transformaciones urbanísticas de su historia con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 (uno de cuyos ideólogos fue precisamente Luis Rodríguez Caso, el fundador de la Fábrica de Vidrios de la Trinidad).

Al contrario de lo que sucede en la actualidad, que las fábricas se ubican en el extrarradio urbano agrupadas en polígonos, a principios del siglo pasado las construcciones industriales no solo formaban parte de la ciudad, sino que se integraban en la misma y, como en el caso de Miraflores o de Luis Montoto (conocida en sus tiempos como Calle Industria, antes incluso que Oriente), la creaban.

Por ello era habitual que en los espacios vacíos que quedaban entre las fabricas se construyeran viviendas y todo tipo de edificaciones e infraestructuras; así en la Avenida nacen la barriada del Retiro Obrero, el Barrio Polo (junto al Colegio Felipe Benito), y mas tarde la Barriada de Pío XII; en 1921 se crea el Garaje Miraflores, por la misma época se construye un cuartel de la Guardia Civil e incluso se abre un Canódromo por la zona la zona, aunque desaparece al poco tiempo.

Paso a paso, la Avenida de Miraflores llega a los años 60 no solo integrada y consolidada dentro de la ciudad, sino incluso con la condición perdida de zona periférica debido a la imparable expansión urbana de la Sevilla de la época.

Nuevos barrios como La Barzola, Begoña, Villegas, Pino Flores, Campos de Soria, San Diego o Pino Montano expanden la ciudad varios kilómetros hacia el Norte; la aparición de nuevas zonas industriales mas modernas como Cisneo Alto, con mas fácil acceso; y, por supuesto, el hecho de que las fábricas se estaban quedando anticuadas y obsoletas, hacen que empiece la decadencia de la zona.

De la misma forma que habían surgido estas empresas pioneras en la industrialización y modernización sevillana se produjo su progresiva desaparición. Las viejas fábricas de la Avenida de Miraflores se quedaban cada vez mas encorsetadas dentro de los nuevos barrios que iban surgiendo y la accesibilidad de los camiones, maquinarias y personal necesarios para su funcionamiento comenzaba a ser bastante difícil.

Por ello, se realiza su traslado a otros emplazamientos mas apropiados o simplemente desaparecen; así, la inmensa Fábrica de Corcho de Armstrong Cork, después de varios incendios, deja su lugar a la barriada de Santa María de Ordás mientras que otras naves son abandonadas o en el mejor de los casos reutilizadas como el Bazar España o Juguetes La Oca sobre la antigua fábrica de tejidos de La María.

Con la reciente desaparición del Garaje Miraflores, la Avenida consuma definitivamente su transformación en zona residencial, quedando únicamente las fachadas de las antiguas fábricas como testigos de su no tan lejano pasado industrial. En la actualidad, los restos de la Fábrica de Tejidos Mecánicos de La María o de la Fábrica de Sedas de Santiago Pérez no son mas que el portal de acceso a modernos edificios de viviendas.

Solo la Fábrica de Vidrios de la Trinidad se mantiene aún en pie, desafiando al tiempo y, sobre todo, a la especulación urbanística. Uno de los pocos testimonios fehacientes de la época que cambió para siempre la historia de Sevilla, tanto la nave central como el horno y la chimenea han sido declarados Bien de Interés Cultural como Lugar de Interés Etnológico.

Pero ello, como suele suceder, no quiere decir nada. Con recordar que el primer templo sevillano en ser declarado Bien de Interés Cultural fue la Iglesia de Santa Catalina en 1912 creo que todo queda dicho.

Al amparo su suerte, expuesta a los efectos nocivos del tiempo y de la ley de la gravedad, la Fábrica de Vidrios no solo tiene que sortear las periódicas invasiones de okupas y los saqueos que se producen al patrimonio que aún se esconde entre sus naves, sino que una amenaza mas preocupante se cierne sobre su abandonado horizonte y es el proyecto de construir sobre su terreno la Urbanización La Trinidad, una zona residencial que albergará cuatro bloques con unas 200 viviendas, además de otros equipamientos como garajes y establecimientos. Vuelve la piqueta, que si bien no podrá tocar la zona declarada BIC, si que está previsto que se lleve por delante el resto de instalaciones de la fábrica, como las naves adosadas a misma.

Aunque este proyecto se haya topado de lleno con la oposición de vecinos y asociaciones de la zona, constituidos en la”Plataforma Salvemos la Fábrica de Vidrios”, no pinta muy bien la cosa, básicamente porque la parcela es propiedad de una empresa inmobiliaria y ya se sabe lo que suele suceder en estos casos….

Son muchos los usos alternativos que se le puede dar a la vieja fábrica: centro cívico, museo orientado hacia el pasado industrial de la zona, centro de interpretación, biblioteca, incluso parque, usos de los que por cierto carece el entorno; pero claro, los beneficios que obtendría la empresa propietaria de la parcela serían de risa comparados con los que sacaría de hacerse la urbanización.

Porque de lo que no cabe duda es que la población de la zona ha crecido mucho en los últimos años con los nuevos bloques de viviendas del Bazar España, La María, etc... mientras que los equipamientos y servicios públicos son los mismos que hace 30 años.

Fotografía cedida por Juanra Pérez Calero

Si bien es verdad que ahora mismo el proyecto se encuentra parado, bien sea por las protestas vecinales, bien por la crisis del ladrillo o bien porque se está esperando que la fábrica termine por desplomarse (juego bastante peligroso por cierto, basta recordar el tristemente célebre muro del Bazar España), la realidad es que tarde o temprano se realizará la demolición de las construcciones no protegidas.

Nada se puede hacer contra el aprovechamiento y rentabilidad que pretenda obtener de la parcela la empresa inmobiliaria, sobre todo porque es de su propiedad y es lógico que quiera sacar los máximos beneficios; pero también es verdad que, desde mi punto de vista, los vecinos se encuentran (y nos encontramos) con todo el derecho para reclamar que una edificación histórica y fundamental en la historia reciente de la zona se proteja y se conserve todo lo que sea posible, aunque solo sirva para mantener viva la memoria de una Sevilla que, poco a poco, se nos está yendo; quizás cuando nos demos cuenta, sea ya demasiado tarde…

34 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado el pasado industrial de las ciudades, quizás sea por lo de ser ingeniero. No digo que no hagan casas, pero sí se puede mantener una parte para mantener que esta ciudad tiene y tuvo su indutria y no es sólo un escaparate de fiestas, procesiones y demás.
    Me parece muy acertada la proposición de hacer un museo de la industria o algo parecido, como en otros sitios.

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada felicitarte por este trabajo tan minucioso de investigación sobre otra historia de esta Sevilla que a mi personalmente se me escapaba de las manos.

    Tengo que coger el mapa para irme situando en los sitios que vas nombrando es lo bueno que tiene Internet y el Google Map.

    Los edificios privados son de sus dueños y como tu dices es normal que quieran sacarles el máximo partido. El romanticismo de las piedras tiene poco valor para algunos, especialmente ahora en tiempo de crisis.

    Un abrazo General

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, por partes. En primer lugar, enhorabuena una vez más, que no por repetido es menos cierto.
    Lo de un museo de la industria sería lo ideal, imagino que por esto mismo no se hará, y porque contra la propiedad privada no podemos hacer nada…
    Esta vía es casi imprescindible para todos los que vivimos al Norte de la ciudad, por eso comparto algunos recuerdos con usted, y esos caminos en el 12, de vuelta a casa… Ahora mi General, lo de usted y el Hiroshima, no me lo esperaba…
    Muchas gracias por otro de sus paseos.
    Kisses

    P.S. El de la foto y yo podríamos ser primos o algo, ya que compartimos el segundo apellido, jejeje

    ResponderEliminar
  4. Independientemente del texto tan rico en detalles que traes (ya sabes que me encantan tus textos), me parece una idea excelente eso del museo de la industria. Son tantas y tantas las que se han perdido y se están perdiendo (lo mismo que los edificios y las casas emblemáticas), que al menos así, no perderíamos esa parte de nuestra historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En primer lugar, bienvenido a la blogosfera jaar, esperemos que esta incursión no sea flor de un día, jejeje (ya sabes que soy muy pesado con el tema, así que mas te vale por no tener que aguantarme)

    Cuanta razón tienes, amigo Juan... Cuando hay dinero por medio (y cuanto mas, peor) no hay romanticismo que valga, solo beneficios. Por cierto, si usted me permite, le doy un tirón de orejas... De google maps nada, aparca el coche en la calle San Juan Bosco y date un paseo por la Avenida, que ahora en Otoño te aseguro que es un lujazo.

    Por una vez me da tristeza de darte la razón, Gata, pero es así. La plataforma para salvar la Fábrica y las asociaciones vecinales, sobre todo la del Retiro Obrero, llevan reclamando ese museo (u otro espacio cultural como un centro cívico) desde hace años, ya que la zona carece de ese tipo de infraestructuras. Parece ser que las cosas van por buen camino, pero claro, para empezar solo ocuparía la Nave Central, ya que el resto se demolerían al no estar protegidas; y bueno, que puede estar listo para el año...... Respecto al tema Hiroshima pasa como con el tema Expo, el que de niño no haya hecho gamberradas en su puerta que tire la primera piedra, jeje.

    Muy de acuerdo Verdial, y mas teniendo en cuenta que la Fábrica es de los pocos edificios industriales de la época que quedan en pie en estos momentos, y mas aún con su arquitectura original. Pero bueno, esperemos que como museo o como centro cívico o como lo que sea, las peticiones de los vecinos sean tenidas en cuenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pero, casi me da miedo preguntar… ¿qué hacías? ¿controlar si entraba algún vecino? Jo, que yo era una niña buena de cole de monjas con falda de tablas, lo ultimísimo que pasaba por mi mente era eso, jajaja
    Kisses

    ResponderEliminar
  7. Cuantos recuerdos y cuantos lugares tan bien descritos por tí en esta entrada han ido desapareciendo. Ahí en la avenida tiene la farmacia un buen amigo.
    Recuerdo cuando se hizo Pio XII, promo vido por el Conde de Halcón y las movidas de bodas multitudinarias y al mismo tiempo que promovió en la Catedral - marketing del momento-.
    Y Sta. Maria de Ordás promovida por el padre de Gonzalez de Caldas -Litos-.
    En Seida, en la carretera de Carmona me compré mi primera caravana.
    Y recuerdo a la Avda de Miraflores, para mi siempre asociada porque al final estaba el Manicomio, donde se promovió allá por los 70 el "Salto a la Tapia", uno de los festivales de Rocks con más fuerza del momento.
    En el 61 fuimos en camiones del ejercito por todo Arbol Gordo, La Corza, etc. con más de 2 metros de agua a rescatar personas aisladas. En fin, Du agracezco la minuciosidad de tus relatos.
    Te espero para dar un paseo "en el coche..." cuando quieras.
    Saludos.
    Doria

    ResponderEliminar
  8. Que va Gata, jejeje, espero no decepcionarte, pero era mucho mas tonto e inocente (o al menos hoy día me lo parece); normalmente, cuando volvíamos del centro, solíamos echar a suerte quién de nosotros entraba en el local y, pasada la cortina, gritaba y salía corriendo. Era, ya digo, una estupidez que por cierto tanto trabajadoras como clientes parecían tener asumido porque nunca salieron corriendo detrás nuestra ni nos dijeron nada. Si que he visto a otros chavales hacer cosas mas dañinas, como meter petardos dentro. Era un sitio "diferente" que llamaba la atención de la chavalería, sobre todo teniendo en cuenta que en esa época todo lo relacionado con el tema estaba bastante mitificado...

    Como siempre, me fascinas con tus comentarios y tus recuerdos, amigo Doria. Respecto al "Salto a la Tapia" no tengo ni idea de su existencia, aunque el Manicomio si lo he llegado a conocer en activo; de hecho, de niño solía ir con mis amigos (los mismos del Hiroshima) a coger gatos y perrillos abandonados a los alrededores, que siempre acababan en la casa de una señora de mi barrio (la "vieja de los gatos", no es que nos comiéramos mucho el coco para ponerle mote). Aún recuerod por la zona la Venta del Yesca, junto al manicomio, al final de Pino Montano, justo en la actual incorporación a la Super Norte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. A veces... me gusta volver a releer tus entradas, es algo que acostumbro aunque no deje mi huella escrita, solo es suspiro final ante tanta destrucción.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Antes de nada felicitarte por esta nueva entrada.
    Ahora comprendo como paseando no hace mucho por la Avda. de Miraflores veía en nuchas casas carteles pidiendo un Centro cívico y no la construcción de más viviendas, ya que se podría rehabilitar du fachada y hacerlo, al igual que la gasolinera en la cual he entrado bastantes veces y es bastante grande.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. con su permiso ahora que he recordao como se enlazan blogs, me he quedao con el suyo para poder seguir leyendole.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Se llamaba de aquella forma el festival a raiz de la inauguración del nuevo siquiatrico y las nuevas formas de entender la siquiatría que propiciaba un régimen abierto, de ahí "El Salto a la Tapia".
    Toda esa zona, La casa Cuna en La Salle, sonaba a beneficencia ya sabes.
    Más adelante, el cortijo de Sanchez Mejias Cortijo Pino Montano- en la actualidad de los Ruiz de Alda, y donde el torero actor, poeta, etc. vivió su aventura de amor con la Argentinita.
    Saludos
    Doria

    ResponderEliminar
  13. Si el paseo también me lo doy tu descuida.

    Doria eres la doriapedia siemrpe te lo digo y nunca dejas de sorprenderme

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué maravilla!
    Cuando viajo a alguna ciudad lo que busco es algo como lo que he leído ahora, esto es una guía social, urbana, histórica, industrial, vida en resumen, que es increíble que siga pasando el tiempo y esto no se conserve, ya que lo derribado es imposible recuperarlo y la ciudad debe seguir su ritmo, porque no recuperar la Sevilla moderna e industrial de la época con su ruta,sus carteles...

    Enhorabuena.

    Antonio

    ResponderEliminar
  15. A los que llevamos más de media vida pasando por ahí nos has traido recuerdos. He comprado cosas en el Bazar España, echado gasolina en el garaje, ido al cine de verano de Sta Maria de Ordás, olido el Bordas Chinchurreta y conozco a gente que trabajaba en la Fábrica de Vidrio. Y los primeros habitantes de Pio XII recuerdan al final de la Avenida, lo que hoy es Llanes que habia huertas, granjas y cuadras, la granjaescuela de su infancia, igual que yo llevaba a mi hija al Yesca para que viera gallinas...menos mal que no intimó con ellas, como me pasó a mi de pequeña y por eso no como pollo.
    Un beso, y espero que me llames pa lo de las gambas.

    ResponderEliminar
  16. Querida Glauca, siempre es un placer que te asomes por estas páginas.

    Pues si sevillana, según me comenta un amigo que vive en la zona, la construcción del centro cívico es una necesidad del barrio, que carece de este tipo de infraestructuras; quizás hace unos años no fuera necesario, porque tampoco había tantos vecinos; pero hay que tener en cuenta que el número de vecinos se ha incrementado bastante con las viviendas del antiguo Bazar España y de La María, mientras que los equipamientos son los mismos.

    Amigo Canónigo, hago lo propio con su permiso.

    Ya entiendo Doria, jejeje. Y ahora recuerdo que efectivamente, cada dos por tres aparecía algún "saltador" por el barrio, siempre evadido supongo del manicomio. Por cierto, en la Casa Cuna estuve dando clases durante un año (mi colegio estaba colapsado, que tiempos....)

    Era broma, Juan, jeje. Si te das el paseo ya sabes, avisa a ver si podemos quedar a tomarnos algo. No hay gambas a 4 euros, pero algo se hará.

    Totalmente de acuerdo Antonio; esto es parte de nuestra historia, de nuestra vida, y es una pena que los pocos testimonios que aún nos quedan se pierdan para siempre.

    La última vez que fue a ese garaje fue a comer ortiguillas Mer... Lo que cambian las cosas... Como le dije a Doria, la Venta del Yesca la recuerdo bastante bien, pero hay otro edificio del que tengo imágenes borrosas... Es una casa antigua, en la esquina de Miraflores - Ronda de Pío XII (el edificio verde del Rey de la Cerveza) donde había una palmera frondosísima y, ya esto es un recuerdo muy de niño, había pavos y gallinas. Era muy curioso ver una granja entre de estas barriadas y avenidas todavía en funcionamiento. Pero ya te digo, esto es de mediados los 80 o incluso antes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Felicidades por el minucioso y detallado trabajo. Y vistas las fotos creo recordar que aquí me arreglaron, a principio de los 70, el 2 caballos en uno de los viajes que hacíamos de Aracena a Sevilla...
    Me parece recordar esa fachada...

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Cómo siempre, pedazo de investigación, enhorabuena. A mí, la avenida Miraflores, siempre me ha encantado, porque la he vivido intensamente: el garaje, y sus trabajadores, grandes profesionales y mejores amigos; la fábrica de la trinidad, y tantos y tantos hasta llegar a San Juan de la Salle, y muy cerquita mi antigua residencia. Cuantos domingos de ramos, he ido caminando por allí, y !cuantas medallitas y estampitas he dejado de dar¡, jajaja.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Amigo Du, tu entrada, como siempre, es u auténtico alegato contra la injusticia que sufre nuestro Patrimonio y nuestra Historia, y una vez más, tengo que felicitarte y dare la enhorabuena.

    Conocía muy poco la historia de la zona de Miraflores, pero gracias a ti, ahora la conozco mucho mejor.

    En cuanto a la Fábrica de Vidrios no quiero ser pesimista, y ojalá me equivoque, pero creo que va a sufrir mucho y finalmente padecerá alguna pérdida, sino desaparece. Es así de duro. Así de crudo. No hay solución... pero bueno, qué cabe esperar. Mira mi Monasterio. O la nueva campaña de turismo, que nos augura un Guadalquivir por Malloca...

    Un fuerte abrazo amigo mío.

    P.D. ¿Sabes?, la primera vez que salí de nazareno acompañando al Señor de Sevilla, lo hice desde tu barrio. Tú sabes muy bien desde dónde salí. Así que comprendo esas sensaciones de vuelta de penitencia...

    ResponderEliminar
  20. Una vez más le agradezco el paseo virtual, porque aunque procedo de otra zona, ahora soy vecina de la zona norte, y paso por esa avenida con mucha frecuencia.
    En mis años dorados frecuentaba un bar que se llamaba "la guitarra" que estaba por ahí, y que tenía mucho ambiente, y no precisamente el del Hiroshima
    ¿Y que me dices del Bar Cine Pio XII? ¡vaya gambas fritas!

    ResponderEliminar
  21. Como siempre posts fabulosos,la Sevilla real,espero que la idea del museo cristalice,la memoria histórica es vital para un país,sobre todo la nuevas generaciones,la conciencia,la conservacion debe ser una labor de todos,un llamado que espero de alguna manera llegue a otras instancias.....Leo que los vecinos luchan por ello,ojala sean oídos...

    ResponderEliminar
  22. Como siempre posts fabulosos,la Sevilla real,espero que la idea del museo cristalice,la memoria histórica es vital para un país,sobre todo la nuevas generaciones,la conciencia,la conservacion debe ser una labor de todos,un llamado que espero de alguna manera llegue a otras instancias.....Leo que los vecinos luchan por ello,ojala sean oídos...

    ResponderEliminar
  23. Como siempre posts fabulosos,la Sevilla real,espero que la idea del museo cristalice,la memoria histórica es vital para un país,sobre todo la nuevas generaciones,la conciencia,la conservacion debe ser una labor de todos,un llamado que espero de alguna manera llegue a otras instancias.....Leo que los vecinos luchan por ello,ojala sean oídos...

    ResponderEliminar
  24. Perdona no se que paso que salio varias veces el mensaje!,ni idea

    ResponderEliminar
  25. Lo de la fábrica de vidrio seguro que se arregla...ya van a empezar a restaurar las estatuas de Velazquez, Murillo, etc, las que reclamaste en mal estado por la flora y fauna que habita en ellas...además de el PATO y el reconocimiento a la Piedra Llorosa. Hijo mio, pide por esa boquita un trabajito pa mi...
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Raro es el día que no paso por la Av de Miraflores por la cercanía de mi casa y siempre me ha gustado fijarme en los azulejos de las antiguas fábricas de la calle, no sabía de la antiguedad del garage, como siempre se dice no se acuesta uno sin saber algo nuevo.
    Gran entrada, un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Magnífica entrada, como siempre, amigo Sergio.

    La verdad es que espero que den fruto las protestas vecinales, puesto que ya existen antecedentes en el tema, sin ir más lejos en Dos Hermanas con un edificio parecido.

    En cualquier caso soy optimista y confío en que pueda salvaguardarse todo el edificio (parte protegida y no protegida) dándole el mejor uso según las necesidades del barrio, por ejemplo, un centro cívico dentro de un parque.

    Pero los que mandan son los que tienen luego la última palabra...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  28. Si, Du Gusclin, este es el precio que pagamos por el progreso.
    Yo también he visto como desaparecían tantas y tantas cosas.
    Y cuando he vuelto a algún punto que hacía tiempo que no visitaba, me he encontrado con lo que me he encontrado.Asi es.
    Muy bonita tu entrada, y para los de allí pienso que muy emotiva.

    ResponderEliminar
  29. Perdón por la tardanza en las respuestas, pero esta semana estoy muy liado y apenas si tengo tiempo para pasarme por el blog.

    Amigo Pedro, gracias como siempre a ti por pasarte por estos lares. Por cierto, no se que es mas susceptible de proteger, el dos caballos o la fachada, jeje.

    Pues cerca de tu antigua residencia estuvo mi colegio, Herodes. Una calle con mucha vida, sin duda alguna.

    Es todo un orgullo amigo Ramsés. La verdad es que muchas veces pienso que soy algo "masoca" por esos regresos delcalzo después de 12 horas de procesión. Pero sin duda ya forma parte de mi estación de penitencia, de hecho es el punto y final.

    Recuerdo ese bar, Dama. Una guitarra hecha por luces de neón muy leves. Y bueno, del Pío XII... de niño me encantaba ir por un perro (pastor alemán) enorme que tenían y muy dócil. Ahora mi prioridad son las ortiguillas, jeje.

    Pues si América, ojalá sean oídos los vecinos. Es mas, si los vecinos fueran escuchados mas asiduamente seguramente no habría tantos problemas.

    Jeje, ojalá Mer... Esperemos que se salve la fábrica en su totalidad, sería bueno para todos.

    Muchas gracias Juanlu; esos azulejos han estado hasta hace pocos años relativamente ocultos; de hecho es casi un milagro que se conserven...

    Recuerdo el caso de ese edificio Javi; de hecho, en su momento hicimos un trabajo en una asignatura de la carrera sobre un parque en la zona. Esperemos que corra la misma suerte.

    Gracias Ramona; al menos siempre quedan los recuerdos, que muchas veces no es poco (sobre todo tal y como está el patio...)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Toda esta zona me trae recuerdos de mi niñez, yo vivia en una calle ya desaparecida CORINTO justo al lado del cine de verano Trinidad donde se celebraban combates de boxeo y donde estaba ubicado uno de los bares con mas salero de Sevilla, me refiero a baturones, con su corralon llenos de pequeñas industrias. Me gustaria tener fotos de esa zona. Gracias

    ResponderEliminar
  31. Otra vez la piqueta; nunca aprenderemos lo bastante, a pesar de lo mucho que se disfruta con tus "sevillanadas". Un placer, mi cappitán.

    ResponderEliminar
  32. nunca te acuestas sin aprender algo nuevo , ya hoy puedo dormir tranquila.

    ResponderEliminar
  33. holas a todos yo llegue a este barrio cuando tenia 10 años sali de el y actualmente vivo en madrid, siempre que voy me gusta pasear por el echo de meno el cuartel de la guardia civil donde vivi el barrio a progresado poco es bonito y nunca me olvido de mi barrio y de sevilla un saludito a mis paisanos

    ResponderEliminar
  34. He leido esto y parece que lo estaba escribiendo yo.Todo lo que dices lo siento exactamente igual, para mi la Avenida de Miraflores era como ese camino de tránsito al centro de Sevilla y eso te enlaza mentalmente con todos los recuerdos de tu niñez, caminando por allí. Y aún cuando voy en dirección al centro me gusta ir andando en vez de coger el 12 (ya que tira por la Cruz Roja). Me encanta caminar sola por esa avenida, recordar y descubrir todo el patrimonio olvidado que tiene.

    ResponderEliminar

Comentarios: