16 de enero de 2011

¿Tengo que subvencionarlos?

El tema de los apoyos que un selecto y predecible grupo de artistas patrios (sobre todo relacionados con el llamado séptimo arte) está realizando a la Ley Sinde me recuerda las visitas que hacían las folclóricas al Pardo para rendir homenaje y pleitesía a Franco cuando su cumpleaños.

Salvando las distancias, el concepto es el mismo: artistas agradecidos apoyando “algono constitucional para que les siga dando de comer. Lo que viene siendo “mamar de la pera limonera” en lenguaje coloquial, en este caso de la “pera limonera” de las subvenciones.

Porque el cine español contemporáneo no se entiende sin las subvenciones de papá Estado y Autonomías, subvenciones que, por supuesto, salen del bolsillo de los españoles, entre los que se encuentran esos “terroristas internautas” a los que aludía Manuel Gutiérrez Aragón hace pocos días.

Ya que estamos metidos en cine, guionizaremos el asunto: el terrorista Pérez trabaja, el terrorista Pérez paga sus impuestos y parte de éstos se usan para que Santiago Segura contrate a Paquirrín en la enésima secuela de Torrente o El Hormiguero se quede sin experimentos las semanas que se ruede Campamento Flipy.

Eso sí, el terrorista Pérez no puede acceder libremente a esa “cultura” que se apoya con su dinero, ni a ninguna otra, para que no mueran de hambre los sufridos subvencionados (Rosarillo Flores dixit) porque, como todos sabemos, cada vez que uno enciende el Emule se vacía el frigorífico de un artista. Un drama.

De esta forma Rosarillo y amiguetes justifican por ejemplo, la pésima recaudación del cine español con las descargas de internet, aunque en realidad lo que hacen es demostrar que no tienen ni idea de cómo está el patio, algo parecido a cuando los políticos comparan una subida de impuestos con el precio de un café. Sólo hay que echar un vistazo a las principales páginas de descarga y comprobar la posición que ocupan las películas patrias en los rankings de las más vistas.

El cine español, señores Resines, Gutiérrez Aragón o Bardem (madre, hijo y espíritu santo) no recauda dinero porque no atrae, salvo honrosas excepciones. Y eso es culpa vuestra, no del Ares ni de Seriesyonkis. Ni de los terroristas del ADSL.

Porque el terrorista Pérez puede estar obligado a subvencionar el trabajo de Antonio Resines, pero no a pagar además 7 euros para ver en el cine La Daga de Rasputín. Creo que no es difícil de comprender, aunque todo indica que si estás bajo el mecenazgo de Cultura cuesta un poco más.

Lo peor es que, según parece, no tenemos mas remedio que seguir tributando para que un selecto número de bendecidos contribuyan a la evolución del séptimo arte con joyas como Spanish Movie o Fuga de Cerebros. Y con un tren de vida subvencionado mucho mejor que el mío y el del terrorista Pérez juntos, claro.

Llegados a este punto me viene la cabeza una pregunta: ¿por qué tengo que asumir que ustedes vivan mejor que yo con mi dinero y para colmo se permitan incluso el lujo de menospreciarme?

Se me ocurren mil millones de sitios en los que invertir esas subvenciones antes que en Campamento Flipy, por ejemplo, aunque no los ponga aquí para no hacer demagogia.

Es más, quizás sea mas interesante dejar a un lado la Ley Sinde, que mientras nadie diga lo contrario no es constitucional, y plantear la posibilidad de colocar una X en la Declaración de la Renta, como se hace con la Iglesia, para destinar la parte de estas subvenciones a fines sociales.

Porque al fin y al cabo se trata de mi dinero y, visto lo visto, prefiero que se invierta en una ONG antes que en permitir que la señora Bardem tenga tiempo libre para seguir escribiendo chorradas.

21 comentarios:

  1. Esta gente no se entera de nada, quieren seguir ganando dinero como antes, quieren seguir chupando del bote, quieren que nada cambie...

    Y la pena es que mientras se pierden cientos de oportunidades para gente que hace arte, cine, etc. de calidad, con innovación, con empeño, usando curiosamente para su difusión el medio que ellos desprecian: internet, donde la opinión directa de la gente te encumbra o te manda al olvido.

    Estupendo trabajo, muy didáctico y punzante.

    Salud e internet, amigo

    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Es curioso Antonio, pero siempre protestan los mismos, esos mismos que noa aparecen, por ejemplo, en ninguna de las películas mas vistas en 2009 que he puesto en uno de los enlaces.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Como lo sabes, además de las menos vistas las menos descargadas o sin descargas directamente, que no quieran ver las películas ni gratis descargando tiene que ser esclarecedor.

    La cultura de las subvenciones que no funciona comercialmente ni llevando excursiones para llenar teatros, cines, conciertos, a unos precios abusivos para los ciudadanos, que ven como sube todo, menos los sueldos. Si no tenemos ni para tomarnos una tapa en la calle no tenemos derecho a disfrutar de una película, música o contenido gratuito en la red? Y un contenido que elijamos nosotros no el que nos quieran vender incluso obligarnos a ver.

    Dice Alex de la Iglesia que las webs de enlaces de descarga dejan muchos millones, pues que lo aproveche la industria que es quien tiene que hacerlo. Que se ajusten a lo que hay y no quieran imponernos un sistema que se ha quedado obsoleto y que lo único que hacer es mantener a los que ya no pintan nada en la industria.

    Aprovechemos esta red y todo lo bueno que nos ofrece y en vez de pelearnos con ella "utilicémosla".

    Estupenda entrada General

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No entiendo porque se quejan, que pronto han olvidado el "IMPUESTO REVOLUCIONARIO" llamado "CANON" que era para compensar las perdidas.
    El cine español me suena a terrorifico, porque todas las peliculas son de terror o tristes. Y asi me parece el cine español, que da pena y es terrorifico si tengo que verlo.
    Aunque puedo verlo sin pagar, ya que ponen peliculas en TV, es algo que no me atrae absolutamente nada.
    Ah por ultimo, curiosamente siempre he oido esta frase: "el cine español esta en crisis" ya tengo cierta edad y lo llevo oyendo toda mi vida mucho antes de Internet existiera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo amigo Du Guesclin, ya deje una entrada sobre la ley Sinde en mi blog el pasado día 10.Varios "artistas" de nuestro suelo patrio se están quedando con el culo al aire con sus declaraciones sobre este temita.En cuanto a la usurpadora de la calle GENERAL MERRY, mejor ni hablar,¡nefasta señora!.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Franco si viviera también sería internauta

    ResponderEliminar
  7. No podría estar más de acuerdo con tu entrada Du Guesclin. Espero que algún día terminemos con esta mafia creada y consentida por el propio gobierno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Perfectamente explicado. completamente de acuerdo contigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. De que no se enteran nada de nada, ¡claro que se enteran! lo que pasa es que están cagados de miedo porque el tinglado que tienen montado, de no blindarlo, se acabaría a base de bien y claro...

    No sé si lo leísteis la semana pasada, pero os recomiendo enfurecidamente que no perdáis palabra de lo que contó Fernández Savater hijo el otro día en su blog.

    ResponderEliminar
  10. Desde ya me declaro "terrorista internauta". Aunque, si hago un recuento de películas españolas bajadas en los últimos meses, e incluso diría años, creo que me sale un porcentaje bastante bajo. Generalmente, prefiero descargar películas y series extranjeras. Por algo será... Respecto a las españolas que he visto pagando (una pasta) en las salas de cine, de manera reciente, el porcentaje sería muy similar. En cuanto a las descargas musicales, no creo que se vayan a arruinar porque cada mucho baje algunas canciones o algún disco. Total, para dos o tres canciones que tienen un pase en cada uno de ellos, no me merece la pena comprarlos al precio que los venden; en el que va incluido, si no me equivoco, lo que se gana el artista o los artistas, lo que se lleva del pastel la productora discográfica (más otros posibles intermediarios) y la cantidad que añade el comercio que lo facilita, sin olvidar el IVA. Total, por eso dudo mucho que ninguna figura del mundo de la música deje de tener su lugar. Y si no, para qué coño tienen giras musicales, galas y demás eventos. Aparte de posibles colaboraciones y demás actividades en las que sí que ganan dinero de verdad. Por último, creo que más de uno se olvida de que gracias a Internet sus "obras" son famosas, o, al menos, conocidas. Si no fuera gracias a la difusión en la red, no los conocerían ni sus Sras. Abuelas. En definitiva, por lo que a mí respecta, se pueden ir todos al quiosco que tengan más próximo y comprar un paquete de pipas de tamaño industrial, con el que seguro tendrán entretenimiento para rato. Así nos ahorraríamos escuchar gilipolleces añadidas a las de los políticos y palurdos de turno. Buena entrada, General. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo no hago "copias de seguridad" de películas españolas por principios.
    Estos son muy simples: me gustan las películas que me entretengan, me enseñen algo nuevo y sean capaces de mantenerme en el sillón hasta el final. Y como yo, un monton de gente, por eso se descargan tan poco. Creo que en España hay mucho talento, pero no hay personas que sepan aprovechar a esos artistas de verdad. Y encima con nuestro dinero.

    ResponderEliminar
  12. Todo el mundo es libre de opinar que para eso es un país libre. Ahora bien, para una opinión justa y ecuánime, me da a mí que tendremos que recurrir a argumentos y no exabruptos. A hechos y datos, y no a tópicos que, de tan repetidos, acaban por hacer que nos creamos ciertas mentiras.

    1. El cine español se subvenciona como se subvenciona el cine (y la literatura, y la pintura, etc) en toda Europa. A ver si vamos a estar con la UE cuando nos conviene, y cuando no, no. Ahora que nos han llamado la atención sobre el canon (que no se va a quitar, infórmense bien; lo que han dicho es que es excesivo, no que no se aplique: se aplica en toda Europa) vitoreamos el buen juicio europeo. Pero el juicio europeo, el concepto europeo de cultura, incluye el cine.

    2. Este concepto viene de antiguo. La protección de la cultura propia para que no sea devorada por la ajena. El argumento de que algo no vale más porque sea antiguo tiene la debilidad de que lo mismo se podría decir de los derechos humanos o la democracia. Los tiempos cambian, pero muchas cosas buenas permanecen. Europa se tiene por un continente donde la cultura es esencial, por oposición, por ejemplo, a Estados Unidos.

    3. En España, se subvenciona todo. Empresas, agricultura, minería. Partidos políticos. Sindicatos.
    La subvención a las renovables es de 6750 millones. 55 veces más que todo el cine.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  13. 4. En España, se subvenciona el cine por dos motivos.

    A. Porque el cine es cultura. No significa que todo el cine sea cultura. Significa que es un medio de expresión cultural. Por tanto, nos define como país y como europeos. No todas las películas (y éstas que no lo son; que son comerciales, las pagan las televisiones) pero sí la mayoría de las que subvenciona.

    B. Porque da puestos de trabajo. Como la minería o como la agricultura o como todas empresas. O como, el año pasado, el dinero que recibieron los vendedores de coche. Venta de coches, que, por cierto, se han subvencionado con el plan Renove durante muchos años.

    5. La minería es un sector deficitario y nadie anda pidiendo que se eche a la calle a todos los mineros. "Ah, pero es que la gente del cine gana mucho más; son unos ricos..." Lo que lleva a

    6. Es absolutamente falso. La gente del cine no son sólo Almodóvar, Amenábar o Santiago Segura. Ni los Bardem. Los actores y (algunos) directores son "la cara". Ellos sí ganan dinero. Pero hay miles de gente empleada en el cine que es tan mileurista como cualquiera. Carpinteros, electricistas, guionistas, scripts, decoradores... Y muchos actores desconocidos.

    7. Se puede pedir que el sector del cine se reconvierta pero no sé por qué con mayor énfasis que el de otros sectores. No sé qué interés hay en que mucha gente se vaya al paro. Si uno no quiere ver cine español, simplemente no tiene por qué ir a verlo. Si algo no nos gusta, no lo compramos. No le pegamos fuego a la tienda de coches, o a la de tomates, aunque éstas TAMBIÉN estén subvencionadas con nuestro dinero.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  14. 8. El argumento de que el cine español es malo es tan subjetivo como débil. Fuera, tiene éxito y tiene prestigio. Tiene premios. Celebrar los premios de la Selección Española y no alegrarnos de que una parte de nuestra cultura también tenga éxito fuera es muy inquietante. Somos patrioteros cuando nos atacan pero luego somos los primeros en despreciar lo propio. En eso, ya podríamos aprender de los franceses, tan chauvinistas ellos.

    Un ejemplo: a mí puede entusiasmarme más o menos la nueva cocina, pero desde luego no voy a dejar de alegrarme de que cocineros como Adriá dé imagen de España.

    9. Ese argumento de que "el cine español es malo" no puede probarse en funcion de su rendimiento en taquilla porque:

    A. El éxito de una película (o de un libro, o de un disco) no implica mayor calidad. Esto es un hecho difícilmente cuestionable. Tampoco, cierto, lo opuesto. Pero el éxito en taquilla no significa calidad, si no queremos creer que Alvin y las Ardillas o Crepúsculo (o ya puestos, las tres de Torrente) son obras maestras del séptimo arte. Lo mismo se podría decir de Pablo Cohello o de Bisbal, que venden muchísimo.

    B. En las salas se da una competencia desleal de la que son responsables los lobbies americanos. Esos mismos que tanto se han criticado por presionar para la Ley Sinde se frotan las manos cuando atacamos el cine español. Las distribuidoras presionan a las salas vendiendo las películas en paquetes. "Si quieres un Avatar, me tienes que comprar 5 películas medianas, y 7 malas". Y el exhibidor tiene que estrenarlas todas.

    Eso hace que el número de salas disponibles para el cine español (o europeo, o de cualquier otra nacionalidad) sea muy limitada.

    No se trata de que la gente vaya obligada a ver cine español, sin duda. Pero en un mercado supuestamente libre (liberalismo falso que esgrimen los americanos) un producto deberían tener las mismas oportunidades de llegar a todo el potencial público posible.

    Y esto no sucede en el cine español. Se ha visto con Pa Negre. En cuanto le han dado Goyas, ahí que ha ido la gente a verla, cuando había pasado por unas pocas salas.
    Las subvenciones no van a TODAS las películas españolas. Y no todas se reparten de la misma forma y manera. Muchas películas se financian con el dinero de las televisiones privadas. Ahí, nosotros no ponemos un duro.

    10. Las principales subvenciones se dirigen a películas con algún tipo de implicación cultural: porque trate temas sociales, históricos, etc.

    11. Desde que entró el PP (aunque ZP lo ha mantenido), a alguien se le ocurrió la idea de subvencionar a las películas más exitosas. Estas subvenciones ciertamente pueden y deben ser debatidas. Parece contradictorio pagar un dinero por el concepto que se denomine "amortización". Consiste en que se da un dinero según la recaudación del primer fin de semana. Esto ha facilitado la picaresca de algunos productores (aquí nadie dice que todos sean santos, pero pícaros los hay en todos los sectores). A esas ayudas "a posteriori" suelen ir las películas de Segura, etc. Y esas sólo reciben estas ayudas: son incompatibles con las ayudas a priori.


    Señores, todos podemos opinar de todo, pero no creo que a un fontanero le parezca serio que se opine sobre instalación de tuberías, ni a un estudioso de la literatura del siglo XIX que se opine alegremente sobre la novela rusa. Usemos los datos y, sí, critiquemos. La Ley Sinde es, sin duda, un despropósito; llamar a los internautas (todos somos internautas, por otra parte) "ladrones" es un despropósito.

    Pero no hagamos que paguen justos por pecadores.

    Ah, y que conste, no trabajo en el cine español. Soy un mileurista más.

    Digo yo que querremos que nuestras opiniones sean eso, opiniones, razonadas, informadas, y no impresiones. Si no, luego no nos podemos quejar de los políticos que tenemos que también opinan y actúan sobre aspectos sobre los que no están informados.

    Seamos coherentes.

    ResponderEliminar
  15. Ya os lo ha dicho clarito Alex de la Iglesia.... Internet no está contra nadie... ni es el enemigo. Lo que hay que hacer es imnovar, adaptarse y crecer no seguir manteniendo las formas del siglo pasado ...

    ResponderEliminar
  16. Esto no es un argumento: es un tópico. Una idea prestada.

    ResponderEliminar
  17. Como ya decía (y veo que no se me ha leído, total, para qué, ¿verdad?) entonces quitemos los derechos humanos, y la democracia, tan antigua ella.

    Cambiemos todo lo que sea antiguo. ¡Derribemos la Giralda, que es obsoleta!

    ResponderEliminar
  18. Insisto. La culpa no es de internet. Llámale tópico, llámale como quieras. Ni descargar es ilegal ni enlazar páginas de descarga (segun sentencia que salió el mismo día que se aprobó la ley Sinde).

    Durante el mundial algunas salas montaron el tema para que la gente fuera a ver los partidos allí, y llenaron más que con las películas. ¿Si la gente quiere ver las pelis en su ordenador o en el salón porque tiene que ir a la sala de cine? Porque lo dicen "los creadores ", "los distribuidores", los etc......

    saludos

    ResponderEliminar
  19. Por cierto, tu último comentario Fernando si que es un tópico además de poco original (cuidadín con los ojos de la SGAE que no descansa...) ya que hubo un terremoto allá por el uno de noviembre de 1755 ¿no?

    De nuevo, saludos
    Antonio

    ResponderEliminar
  20. Disculpa por la tardanza en responder, Fernando Hugo Rodrigo, pero llevo un día muy atareado en el que apenas he podido sacar tiempo para meterme en internet.
    Personalmente no me opongo a que se subvencione el cine español en tanto en cuanto es cultura; en lo que sí difiero es en el tipo y criterios con que se conceden sus subvenciones.
    Estas subvenciones son necesarias, evidentemente; pero considero que empiezan a ser un problema cuando pasan a ser imprescindibles, caso que está ocurriendo con gran parte de la producción nacional de cine salvo, como digo en la entrada, “honrosas excepciones”.
    De nada sirve proteger la cultura patria si no es de calidad, a no ser que haya otros intereses. Quizás aquí me cuele de radical, pero es lo que en parte siento. Pongo un ejemplo: de la época almohade se conserva la Giralda, no las caballerizas de los soldados.
    Con ésto, repito, no estoy para nada en contra de que subvencione el cine. Estoy en contra de que el cine prácticamente (a tenor de los resultados obtenidos el año pasado) viva de subvenciones. Ya digo, algo irá mal.
    Ahora, justificar la subvención del cine con que genera puestos de trabajo…. Pertenezco al sector de la construcción…
    Los puntos 5 y 6 los comparto absolutamente, pero en el 7 lo tengo claro: no se puede pedir, se debe exigir. Está comprobado que el actual modelo de cine, como el de la construcción o tantos otros, está desfasado y no puede mantenerse sin ayudas. Y eso es una realidad.
    Respecto a la calidad del cine patrio; evidentemente hay grandes películas, grandes actores y grandes directores, ahora, ¿en qué porcentaje tiene calidad nuestro cine respecto al total de la producción anual?
    Para terminar, ya mañana si te parece comento los últimos puntos o aquello en que difieras conmigo (encantado por cierto), respondo a uno de tus ejemplos: si un fontanero realiza una instalación defectuosa de fontanería debe volver a ejecutarla. Así lo estipula la ley.

    Saludos y es todo un placer, perdón por no haberme detenido hoy en todos los puntos.

    ResponderEliminar

Comentarios: