23 de marzo de 2014

La tragedia de ser Mimo en Sevilla


Ser mimo en Sevilla es, posiblemente, una de las profesiones más duras que existen.
Y es que debe ser difícil, muy difícil, permanecer inmóvil, impasible, estático, mientras infinidad de colores, sensaciones, olores, sonidos… mientras la vida misma, en definitiva, fluye a tu alrededor como torrente de agua pura sin mirar atrás.

mimos de Sevilla


El mimo es una isla que pone algo de calma en esa mar revuelta y bulliciosa que conforman las calles de Sevilla.
Todo es desorden y caos más allá del cestito de mimbre donde se amontonan las pocas monedas que dan sentido a estos hombres de purpurina gris.
A su alrededor, se abren y cierran las puertas automáticas de los centros comerciales de Tetuán, se alternan el rojo con el verde en el semáforo de Alemanes y los veladores de la Avenida pasan del cafelito a la cerveza y de ésta al gin tonic.
Mientras tanto, el mimo permanece quieto, silencioso, brazo erguido, cabeza en escorzo y postura imposible, cultivando el arte de la paciencia en un mundo impaciente, ajeno al lenguaje de las miradas, a las sonrisas de los niños, a la luz… y, sobre todo, ajeno al tiempo.

Mimos de Sevilla


Esto último es lo más fascinante de estas estatuas humanas, y a la vez su mayor tragedia: el secreto indescifrable que les permite permanecer anclados en el tiempo, en un instante preciso, en un intervalo concreto de la eternidad, mientras todo sigue su curso.
Porque nadie sabe como controla un mimo el tiempo, en qué se basa y menos aún en qué lo miden: en minutos, en segundos, en suspiros, en miradas, en vuelos de golondrina
Aunque, realmente, ¿a quién le importa? ¿para qué saberlo? Solo lograríamos que se perdiera la magia, que se deshiciera el hechizo que los mantiene fuera de nuestro mundo impersonal y convulso, que los aleja de ser un granito más de arena en el inmenso desierto de lo cotidiano.
Por eso prefiero ser egoísta, cómplice de su tragedia, y permanecer feliz en mi ignorancia, sorprendiéndome cada vez que los encuentro dando forma a las calles de Sevilla
Es lo mínimo que se puede hacer por respeto al que, quizás, sea el trabajo más difícil del mundo.


8 comentarios:

  1. Trabajo no sé si es pero difícil seguro. Artístico no sé si es pero mimos seguro no son pues los mimos son artistas de la mímica. En mi humilde opinión personal se me antoja más como una suerte de mendicidad cutre de parados e inmigrantes desesperados que en efecto deben estar abstraído de Sevilla y su """belleza"" porque han de estar hartos de sus cuatro calles repetidas con los cuatro chovinistas de siempre.

    ResponderEliminar
  2. hola sergio, aquí Isidoro.¿sabes cual es la serie rojo azul verde del rojo sevilla?. No es exactamente el tono de la bandera de la ciudad, o ¿sí lo es? Creo que es el tono de las pilastras y zocalo del hospital de los venerables.
    Ver a los mimos me entristece enormemente, me conmueve.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. I have see the first man, terrible good artistico mino. Greeting from Belgium

    ResponderEliminar
  4. I don’t know how should I give you thanks! I am totally stunned by your article. You saved my time. Thanks a million for sharing this article.

    ResponderEliminar
  5. Si estas buscando en el Aljarafe un ambiente agradable con todos los servicios incluidos y que tengas la oportunidad de desarrollarte profesionalmente, ya está abierto el lugar indicado, coworking La Colmena, te sorprenderá darte cuenta que por un módico precio tendrás a tu alcance las mejores instalaciones coworking del Aljarafe Sevillano

    ResponderEliminar
  6. cuando alguien te deja, entonces no llores. Ese es el mensaje que usted va a conseguir a alguien mejor.

    ResponderEliminar
  7. That is an extremely smart written article. I will be sure to bookmark it and return to learn extra of your useful information. Thank you for the post. I will certainly return.

    ResponderEliminar
  8. I seriously consider this site needs much more attention.

    ResponderEliminar

Comentarios: